Rincones de Marrakech

Siempre he considerado que Marrakech es un destino obligado, por su medinas donde se pude contemplar la vida esencial. Estos barrios ancestrales y abarrotados, con sus calles serpenteantes, callejones sin salida, comerciantes, riads… es un asalto sensorial en cada esquina.

imagen1

Cualquier visita a Marrakech tiene su paso por su animada plaza Yamma Fna (asamblea de los muertos). El alboroto y teatro callejero no se han interrumpido  desde que esta plaza fuera el escenario de las ejecuciones públicas que le dieron nombre.

Actualmente en vez de ejecuciones, hay encantadores de serpientes, artistas de henna, vendedores de agua con sus sombreros de flecos que replican las tazas de latón.

imagen2

El espectáculo no llega hasta que no cae el sol, es entonces cuando hay que buscar un lugar para hacer un stop y disfrutar de todo el auge de la plaza y su espléndida puesta de sol. Nosotros escogimos el Café France, para hacer la parada. Y aunque es un pelin caro, pudimos disfrutar de la puesta de sol mientras disfrutabamos de un té tranquilamente.

imagen3

A la noche se puede cenar, en los muchos puestos de comida que se encuentran.

imagen4
Escribir una leyenda

Cinco veces al día , por encima del bullicio de Yamma se alza una voz, que llama a la oración. Desde el Minarete de la Kutubia. Torre del S.XII. Tiene 70 metros de altura y es el prototipo de la Giralda sevillana. Es un ejemplo de decoración morisca arcos y proporciones geométricas agradables.

imagen5

Sin lugar a duda hay que seguir, la vista por la famosa Madraza de Ali ben Yussef.

“ Tú que atraviesas mi puerta, que tus mayores deseos se cumplan”

Esta es la frase con la que l’escuela daba la bienvenida a sus más de 900alumnos repartidos en 130 dormitorios. Hoy en día la frase sigue dando la bienvenida pero en vez de estudiantes, son miles de turistas que quieren visitar esta espléndida escuela coránica, fundada en el S. VIX baja el reinado de Benimerín.

imagen6

Después de tanto caminar, nos merecemos un pequeño descanso. Y creo que no hay mejor lugar que en uno de los dos jardines más bonitos que he visto en Marruecos.  Los Jardines de la Menara están situados a las puertas de los Montes Atlas.

El nombre de menara deriva de la pequeña pirámide verde (menzeh) del tejado del pabellón. Este se construyó durante la dinastía Saadí en el S.XVI y renovado en 1869 por el sultán Abd ar-Rahman ibn Hicham  quien solía hospedarse allí durante el verano.

IMG_7174

El otro jardín indispensable para visitar es el Majorelle. Los Jardines de Majorelle fueron creados en 1924 por Jacques Majorelle, pintor francés que se asentó en Marrakech en 1919.

En un principio los jardines sirvieron al pintor como fuente de inspiración, pero en 1947 se abrieron al público en general.

IMG_6928

Aquí solo hay un pequeño recojo de los lugares que más nos enamoraron de Marrakech, pero hay muchos más lugares para ver y igual de imprescindibles e impresionantes. Como el Musée de Marrakech, el Palacio Bahia, Maison de la Photographie…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s